Aprender a dormir en su habitación: Seguridad y afecto

A todos los padres les llega un momento muy  crucial que en muchas ocasiones les genera estrés, miedo y preocupación:  pasar a dormir de la habitación de los padres a la habitación del niño/a.

Este proceso tiene que ser tranquilo, alegre y muy feliz. Hay que pensar que nuestros hijos entienden perfectamente una cara seria o triste, por lo que lo más importante es TRANSMITIRLES SEGURIDAD Y AFECTO.

Para ello, siempre aconsejamos :

1º Escoger un día tranquilo para comenzar y ser consistentes.
Los primeros que tienen que estar preparados para el cambio son los padres. Escojan un tiempo que les sea conveniente para comenzar. No empiecen el proceso en medio de una época de mucho estrés o trabajo porque se sentirán doblemente abrumados.

Una vez decidan comenzar, no se tiren para atrás. Lo más importante al introducir cualquier cambio en la vida de un niño/a es la consistencia. Si ven que no somos consistentes, continuarán probando nuestros límites para ver en qué punto cedemos. Así que ármense de paciencia y voluntad y ¡adelante!

2º Establecer una rutina consistente de buenas noches – la clave del éxito.
Las rutinas ayudan a los niños a sentirse seguros y a sentir que tienen cierto control sobre su mundo. Al hacer las cosas una y otra vez, pueden predecir lo que va a pasar. Por ejemplo, si siempre se lavan los dientes, ponen el pijama, leen una historia y se van a dormir, comprender el proceso les ayudará a predecir los acontecimientos de su entorno y a aceptarlos con más facilidad. Una rutina consistente de buenas noches es la clave del éxito para que tus hijos duerman solos.

La rutina puede incluir elementos relajantes, por ejemplo, un masaje es ideal para ayudar a los niños a prepararse para dormir. Igualmente, la música suave les ayudará a relajarse.

3º Preparar un libro con su rutina de ir a dormir.

Tomen fotos, hagan dibujos y preparen un libro con la rutina de ir a dormir de sus hijos. Hagan que ellos participen en el proceso. Cuéntenles que van a hacer un libro acerca de la hora de ir a dormir, pídanles que escojan un título para el libro, que les cuenten qué hacen cada día antes de ir a dormir, etc. En cada página del libro pongan un solo paso. Por ejemplo, me lavo los dientes, me pongo el pijama, etc. Los libros ilustrados son más vistosos para los niños. Si pueden hacerlo con fotos reales de sus hijos, aún tendrán más éxito. Pero si no tienen fotos o dibujos, también pueden hacer un collage recortando fotos de revistas. El libro debe incluir todos los pasos de la rutina de ir a dormir usual del niño, incluyendo el final que nos gustaría conseguir (dormir solita/o en su cuarto).

Empieza a leerle el libro una semana antes de iniciar el cambio de dormir en su cuarto. A medida que lean el libro, tu hijo/a irá comprendiendo los pasos y los acontecimientos que van a suceder. Cuando decidan empezar el cambio de dormir en su cuarto o en un colchón en el suelo, continúen leyendo el libro cada noche para reforzar los cambios.

4º Asegurarse que el cuarto del niño/a es un lugar acogedor.
Hagan que sus hijos participen en la decoración de su cuarto y especialmente de su cama. Déjenles escoger sus sábanas, mantas y donde quieren poner ciertas cosas del cuarto. A muchos niños les ayuda dormir con una lamparita especial para dormir (que hace una luz suave) calmando sus miedos de la oscuridad. Pueden poner una foto de mamá y/o papá al lado de la camita del niño/a para que la pueda ver cuando les encuentre en falta. También pueden darle una prenda de ropa de mamá/papá con su olor para que la agarren al dormir. Otra opción es grabar a mamá o papá cantando canciones y ponérselas en una grabadora para que le acompañen mientras duermen. Lo importante es hacerles sentir seguros en su cuarto y que aprendan que mamá y/o papá están cerquita si necesitan cualquier tipo de ayuda.

Sigan estos consejos y poco a poco verán resultados. Les deseamos mucha suerte y dulces sueños para toda la familia.