Período de adaptación

Como ya sabéis, puede ser que los primeros días de la escuela sean un poquito difíciles para todos, en especial para los pequeños y pequeñas, por lo que hemos considerado conveniente facilitaros algunos consejos para favorecer su adaptación.

Os recordamos que es normal que en un principio los niños y las niñas se nieguen a venir y que la despedida sea algo difícil, pero lo mejor es tomárselo con calma.

El período de adaptación no tiene una duración fija, no obstante, de forma aproximada puede durar un mes. Para facilitar este proceso y procurar que sea lo más breve posible, entre todos vamos a hacer el máximo esfuerzo.

Desde la escuela vamos a adoptar algunas medidas:

- Nos mostraremos afectuosas, comprensivas y disponibles, y dejaremos que expresen su emoción. Procuraremos distraerlos con juguetes, marionetas, cuentos, música… Dentro de los posible, cuidaremos que el ambiente sea lo más relajado posible. - No comenzaremos a trabajar ciertos hábitos como quitar el pañal o dejar el chupete.

- En el aula sobre todo realizaremos actividades encaminadas a desarrollar en los niños y las niñas la capacidad de saber que las personas y las cosas van y vuelven, y que están en algún lugar aunque no las vean: buscar objetos escondidos, jugar con pelotas que van y vienen, pasar un tren por un túnel…

- El equipo educativo del centro observaremos cómo transcurre la adaptación de cada niño y niña. - Si una vez pasado un tiempo razonable consideramos que hay que seguir unas pautas específicas con algún niño o niña, os citaremos para una tutoría con el fin de coordinarnos.


Por vuestra parte también os aconsejamos y os agradecemos seguir con algunas pautas:

-Durante estos días no afrontar a vuestro pequeño o vuestra pequeña a otras nuevas situaciones, como por ejemplo cambiarle de habitación o quitar el chupete o el pañal.

-Tener paciencia si durante estos días tiene más rabietas, llora con facilidad o da problemas para comer o dormir. También puede que vaya para atrás en habilidad que había adquirido.

-Permitir que traiga un objeto personal: su trapito, su chupete…

-No olvidad despedirse cuando llegue a la escuela, dándole un besito y diciéndole dónde estaréis y que volveréis después. No obstante, recordar no hacer larga la despedida.

- Si lo lleváis en brazos, facilitar su paso a los brazos de la educadora, animándole a irse con ella.

-Mantenerla calma y transmitir esta tranquilidad a tu pequeño o pequeña. Confiar en que dentro de unos días se habrán adaptado a la escuela y harán nuevos amigos y amigas, y estos días algo difíciles les habrán servido para madurar un poquito más y avanzar un paso en su principal reto: la aventura de crecer.